¿Quieres competir por un espacio en los smartphones y las tabletas? El desarrollo de apps es es siguiente paso

Si quieres competir por un espacio en los smartphones y las tabletas de los usuarios, es importante que tengas estos puntos claros.

Una app puede ser muy atractiva. Decir que tu empresa tiene un app suena bien, le da un aire de modernidad a tu negocio y puede ser parte del proceso de digitalización de una empresa, proceso fundamental para el desarrollo de cualquier pyme. Pero incorporar un app a tu estrategia de negocio no es caminar una alfombra roja llena de halagos, cumplidos y aplausos. De hecho, se trata más de un camino lleno de retos y obstáculos, que comienza con encontrar una respuesta clara a las siguientes preguntas.

¿Sabes si hay un mercado para tu idea?

Según Statista, hay más de 2 millones de apps en el mercado. Eso significa que, cuando vayas a investigar, lo más probable es que encuentres apps que hacen algo similar a lo que tienes en mente. Se trata de un buen síntoma, porque es la confirmación de que existe demanda por aquello que quieres ofrecer. A partir de ese momento el reto consiste en definir que puede separar a tu app del resto, qué la hace diferente y cuál es su propuesta de valor única.

En el caso de que no exista algo parecido, lo más importante es entender si el app que quieres construir va a solucionar un problema o va a facilitar un proceso para un grupo suficientemente amplio de personas. Eso no quiere decir que no puedas desarrollar un app para un nicho, pero mientras más amplio sea el mercado para tu idea, más personas entrarán en contacto con tu empresa.

¿Sabes quiénes son tus usuarios?

Conocer con precisión quiénes son las personas que podrían utilizar el app que quieres desarrollar es clave para dimensionar el potencial que tiene, definir cómo monetizarla y diseñar una solución que cumpla con sus expectativas. Se trata de datos demográficos, intereses, comportamientos y aspiraciones, pero sobretodo, de entender cuál es el objetivo o el problema de esas personas y cómo el app puede servirles de solución.

Esa información es importante para el diseño y la experiencia del app, pero además, es también valiosa para construir estrategias de mercadeo cuando sea el momento de lanzarla, para expandir su base de usuarios cuando esté al aire y para retener a las personas que ya la estén utilizando.

Descubra formas simples de atraer prospectos de calidad hacia su negocio

¿Sabes cómo vas a desarrollar tu app?

No tienes que ser un experto en desarrollo y responder esta pregunta de forma minuciosa para comenzar, pero sí deberías tener una idea clara sobre quiénes podrían ser las personas que van a rodearte y conformar tu equipo. En ese sentido, puedes contratar a una empresa, armar un equipo in-house o trabajar con freelancers. En cualquier caso, básicamente necesitas un Project Manager que entienda muy bien el proceso de desarrollo de una app, un desarrollador para el back end, un desarrollador para el front end y un diseñador.

Juntos van a ayudarte a tomar decisiones sobe tecnologías, sistemas operativos, lenguajes, experiencia de usuario, procesos, costos, tiempos y un largo etcétera. Hacia ellos vas a dirigir la mayoría de los recursos que tienes para invertir y por eso acertar en su elección es crítico. No escatimes en el proceso de encontrarlos y en darles las herramientas que necesitan para trabajar. Ellos van a hacer realidad lo que tienes en mente.

¿Sabes si tienes suficiente presupuesto?

Los costos exactos para el desarrollo de un app son difíciles de calcular por la cantidad de variables que están en juego. Usualmente, el costo está directamente relacionado con la cantidad de horas que se requieren para el desarrollo, lo que a su vez depende de las características del app, las funcionalidades que tenga y las decisiones a propósito de lenguajes, sistemas operativos y demás.

Como regla, antes de comenzar define cuál es el mínimo producto viable para tu primera versión, preguntándote qué es lo mínimo que debe tener tú app para generarle valor a un usuario. ¿Realmente necesitas un chat para comenzar? ¿Hace falta que sea en dos idiomas? ¿Necesitas salir en Android y en iOS? Define qué es lo que realmente necesitas para dar una solución y trabaja en esa versión.

Luego puedes construir sobre ella creando actualizaciones y desarrollos según la experiencia de los primeros usuarios. Ellos te dirán que necesitan, qué les gustaría tener o qué les está haciendo falta. Así tú puedes pensar en nuevas ideas y agregar nuevas funcionalidades, esta vez con la certeza de que son los usuarios quienes las están pidiendo.

¿Sabes cómo vas a monetizar tu app?

Finalmente, hay apps que están diseñadas para generar ganancias, mientras que hay otras que simplemente quieren promover una marca. En el caso de las primeras, debes preguntarte cuál va a ser tu modelo de negocio. Por ejemplo, puedes tener un modelo de pago por descargas, tener publicidad en el app, hacer ventas a través de ella o tener características premium que se desbloquean a cambio de un pago. Es otras de las preguntas que debes responder.

¿Qué estás pensando? ¿Tienes preguntas sobre estas preguntas? Escríbelas en los comentarios y sigamos hablando sobre desarrollo de apps.

Califique este contenido
   0    (0 calificaciones)
* Recuerde que para esto, debe estar registrado
Comparta este contenido

Comentarios


    “Queremos contarte que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido y ofertas comerciales relacionadas con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."