Lo que debe saber sobre los préstamos y el endeudamiento de empresas

Lo que debe saber sobre los préstamos y el endeudamiento de empresas

Los pequeños y medianos empresarios suelen ser bastante escépticos frente a los beneficios de adquirir un préstamo. Para confrontar los temores y despejar el panorama, a continuación desmentimos algunos de los mitos más frecuentes sobre las deudas.

Tiempo de lectura

7 Minutos

Son pocos los afortunados que jamás tuvieron que recurrir a algún tipo de respaldo financiero para desarrollar sus proyectos. Y es que crecer, no solo a nivel empresarial sino también personal, implica en muchas ocasiones echar mano de los recursos que otras personas u organizaciones pueden brindar.

Tal es el caso, por ejemplo, de quienes quieren comprar un bien costoso como un carro o una vivienda, pero no cuentan en su bolsillo con el dinero suficiente para adquirirlo. Lo mismo sucede con aquellos que tienen el sueño de estudiar en el exterior, pero sus ahorros no alcanzan para cubrir el costo de la matrícula ni la manutención. En estos casos, resulta necesario apalancarse a través de un endeudamiento especial para que las empresas y sobre todo las pymes puedan dar el salto a la estabilidad económica.

Para las Pymes la situación no es muy distinta. Si por ejemplo, lo que se busca es hacer más eficiente un restaurante despachando más platos en menos tiempo, y esto supone la remodelación de la cocina pero no se cuenta con los recursos para hacerlo, es indispensable recurrir a un préstamo para realizar esa inversión. Si como resultado de esa operación los ingresos del restaurante aumentan, el pago de la deuda podrá cubrirse y en un plazo determinado, las utilidades de los socios serán mejores.

Se trata entonces de la oportunidad de hacer uso de un dinero con el que no se cuenta en el presente con la expectativa de que en el futuro se tendrá. Pero a pesar de los beneficios que esto puede representar, la realidad es que los pequeños y medianos empresarios suelen ser bastante escépticos al momento de tomar un préstamo. Por eso, para confrontar los temores y aclarar el panorama, a continuación, desmentimos algunos de los mitos más comunes sobre este tema, información que le ayudará a solucionar el interrogante sobre ¿como endeudarse estratégicamente?:

“Endeudarse es echarse la soga al cuello”

Adquirir una deuda implica un compromiso y su precio son los intereses (el costo del dinero). En ese sentido, antes de asumir un préstamo, se debe tener certeza sobre qué se va a hacer con los recursos y contar con un plan juicioso para recuperar la inversión y honrar aquel compromiso. Así, si los pagos se hacen a tiempo con recursos generados por el proyecto financiado, no hay razón para pensar que endeudarse implica “echarse la soga al cuello”.

“Es mejor usar los ahorros y así no pagar intereses”

De acuerdo con la encuesta sobre créditos para pequeñas empresas de la Reserva Federal de Nueva York, en 2016 tres de cada cuatro empresarios entrevistados usaron sus recursos personales para enfrentar los desafíos financieros de su negocio. No obstante, la enorme mayoría de los proyectos tendió a fracasar pues, aunque en ocasiones esta práctica da resultados, implica grandes riesgos como descapitalizarse o bien, quedarse sin ese "colchón" que daba tranquilidad. En otras palabras, es preferible tener una deuda y mantener los ahorros propios a no tener ninguno de los dos.

“Es mejor pedir prestado a un amigo o un familiar”

Si bien existen relaciones de confianza entre familiares y amigos, la informalidad al momento de adquirir una deuda con alguno de ellos implica grandes riesgos, como por ejemplo, no tener un registro riguroso ni un respaldo oficial de la operación, formalidades que pueden solucionar una eventual controversia. Por el contrario, endeudarse con una entidad financiera supone transparencia, certidumbre y garantías de que las reglas del juego no serán cambiadas. Además, para recibir un préstamo, la Pyme debe acreditar la viabilidad en su negocio y ofrecer alguna certeza de que devolverá el dinero, algo que que le brinda tranquilidad a ambos lados.

“Endeudarse es tener más dinero, entonces uno gasta más”

La deuda es para utilizarse, pero siempre de manera inteligente. Así, si un negocio adquiere un capital, la razón no será otra que darle un uso determinado con la expectativa de generar un beneficio en el futuro, algo muy distinto a malgastar los recursos. Lo cierto es que adquirir una deuda y utilizarla correctamente, puede significar estabilidad en una Pyme y sobre todo, recursos para tomar decisiones.

“Destinar la deuda a la operación del negocio, es como tirarla a la basura”

De acuerdo con la Gran Encuesta Pyme de Anif, durante el primer semestre de 2017 las empresas consultadas destinaron los recursos solicitados al sistema financiero principalmente a “capital de trabajo” (59% en industria, 65% en comercio y 39% en servicios). Es decir, las Pymes encuestadas usaron la mayor parte de la deuda que adquirieron para que el negocio siguiera funcionando, o en otras palabras, buscaron garantizar el pago a sus proveedores, los sueldos de sus empleados y en definitiva, el cumplimiento a sus clientes. En conclusión, usar la deuda para operar no es igual a tirarla a la basura, pues dadas las dificultades en el flujo de caja de las Pymes, es indispensable contar con un capital permanente para funcionar.

“Tener deuda es una sentencia para ser reportado en las centrales de riesgo”

No pagar la deuda adquirida puede implicar sanciones como ser reportado en las centrales de riesgo. Por el contrario, cancelar las cuotas a tiempo genera reputación financiera positiva o bien un historial crediticio favorable. Esto se se traduce en confianza por parte del sistema para, en el futuro, ser apto de recibir préstamos más grandes que pueden servir para proyectos más ambiciosos.

Lo cierto es que, en cualquier caso, para que el resultado final sea exitoso, la deuda debe entenderse como una herramienta que es preciso utilizar de manera responsable y estratégica. Pero si aún no se siente seguro de dar este paso, lo invitamos a seguir informándose y a que conozca diferentes escenarios en los que una deuda bien administrada lo puede sacar de aprietos como no tener liquidez para pagar la nómina de su Pyme.

Califique este contenido
   5    (1 calificación)
* Recuerde que para esto, debe estar registrado
Comparta este contenido

“Queremos contarte que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido y ofertas comerciales relacionadas con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."