Las franquicias pequeñas lo pueden acercar a cumplir el sueño de ser independiente

Competir con las franquicias grandes y mejor establecidas parece un despropósito. Sin embargo, hay ventajas de ser un franquiciante pequeño.

Uno de los modelos más interesantes para el crecimiento empresarial de una pyme es el modelo de franquicias, diseñado para replicar modelos de negocio exitosos y desarrollar el posicionamiento de una marca, dejando que sea un tercero quien ponga el capital, asuma los riesgos financieros y se encargue del pago de nómina, el manejo de personal, el seguimiento de procesos, la atención a reclamos y todo lo que tiene que ver con la administración de un negocio.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando su pyme quiere franquiciar pero tiene que competir en una misma categoría con franquicias más grandes y reconocidas? A diferencia de lo que pueda pensar en un principio, su pyme tiene algunas ventajas para hacerle frente al mercado cuando tiene que compartirlo con esas marcas, que pueden estar mejor posicionadas y generar la sensación de ofrecer mayor respaldo. Veamos de qué ventajas se trata y cómo las pymes que quieren adaptarse al modelo de franquicias pueden sacarles provecho.

VENTAJAS DE SER UNA FRANQUICIA PEQUEÑA

PRECIOS DE VENTA DE LA FRANQUICIA

Usualmente los precios de venta de una franquicia van a ser menores cuando se trata de una franquicia nueva, en comparación con una franquicia que tenga cientos de franquiciados alrededor del mundo. En ese sentido, además de las variaciones favorables en relación al canon de entrada, los porcentajes de regalías o el porcentaje de los aportes a fondos comunes, las franquicias pequeñas con proyecciones positivas tienden a ser más accesibles, y por lo tanto, más atractivas al momento de encontrar inversionistas buscando nuevas oportunidades de negocio.

OFRECER UNA LÍNEA DIRECTA CON EL FRANQUICIANTE

Para un franquiciado tener contacto directo con el dueño de la franquicia o con quienes se encargan de tomar decisiones en la casa matriz es un beneficio fundamental, especialmente si esa persona no tiene una gran experiencia administrando franquicias. En el caso de las franquicias grandes, los conductos regulares pueden ser más lentos, los requisitos más complejos y las limitaciones mayores, mientras que en una franquicia pequeña es normal que la discusión de problemas, la solución de dudas y la atención a los reclamos puedan ser expuestos de forma ágil, directa y sin demasiadas aprobaciones.

TENER ESPACIOS DE PARTICIPACIÓN REALES

En línea con lo anterior, además de ser más ágiles para reaccionar frente a las inquietudes de sus franquiciados, las franquicias pequeñas también tienen una disposición mayor a co-crear junto a ellos. El proceso, que en una franquicia grande es una rareza, permite que a partir de la experiencia con sus clientes los franquiciados aporten su voz al desarrollo de productos y a la optimización del servicio, fortaleciendo en el proceso a la franquicia en general. En ese sentido, ser una marca que alienta la participación y que abre espacios para responder efectivamente a las sugerencias y a las necesidades de sus usuarios representa una ventaja competitiva.

IMPULSAR FONDOS DE DESARROLLO COLECTIVO

Si bien no se trata de un beneficio exclusivo de las franquicias pequeñas, los fondos de desarrollo colectivo representan el hecho de que esas franquicias en proceso de crecimiento funcionan como una familia en la que todos tienen que crecer y en la que es necesario maximizar el alcance de cualquier iniciativa que tenga un impacto positivo. En ese orden de ideas, los fondos para desarrollar estrategias de publicidad y mercadeo, llevar a cabo actividades internas o hacer frente a una crisis, son mecanismos efectivos para darle apoyo y respaldo a los franquiciados potenciales que están comparando opciones de inversión.

TENER MÁS ESPACIO PARA DESARROLLARSE Y CRECER

Finalmente, pareciera que cuando una marca grande está interesada en un mercado específico sus franquicias aparecen una tras otra, como parte de una invasión empresarial que termina saturando el mercado rápidamente. En ese escenario, especialmente en mercados incipientes, una franquicia pequeña tiene un margen de acción mayor para expandirse y crecer, ocupando territorios desaprovechados o que todavía no están ocupados por otro franquiciado de la misma marca. Así las cosas, las oportunidades de crecimiento que ofrece una franquicia pequeña son mayores y son un argumento de peso para atraer inversionistas que también están explorando la opción de poner su capital en una franquicia grande.

Ahora, ¿qué piensa usted al respecto? ¿Hay alguna otra ventaja de ser una franquicia pequeña para competir con las grandes? Cuéntenos su opinión o sus inquietudes en los comentarios para seguir explorando las ventajas y desventajas de este modelo para el crecimiento de una pyme.

Califique este contenido
   0    (0 calificaciones)
* Recuerde que para esto, debe estar registrado
Comparta este contenido

Comentarios


    “Queremos contarte que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido y ofertas comerciales relacionadas con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."