Conozca la economía solidaria, un modelo de negocio para pymes responsable con el ambiente y el desarrollo social

Conozca la economía solidaria, un modelo de negocio para pymes responsable con el ambiente y el desarrollo social

La sostenibilidad y el desarrollo social ya no son temas ajenos a las pymes. Contribuir a ellos desde la empresa impacta positivamente el bienestar y el progreso de toda la sociedad. Si está interesado en generar valor más allá de su operación comercial, continúe leyendo y aprenda cómo ser parte de la economía solidaria.

Tiempo de lectura

5 Minutos

La economía solidaria es un concepto que ya viene dando la vuelta al mundo hace un par de décadas, pero últimamente ha tomado más fuerza, sobre todo entre innovadores y emprendedores. Pero ¿qué es?

La economía solidaria es un concepto que no tiene una sola definición. De hecho, en muchas ocasiones se ha dicho que la economía solidaria se opone al sistema financiero, pero en realidad no es así. Es más, aquí proponemos ver la economía solidaria como un enfoque ético de la construcción y funcionamiento de un negocio y de las herramientas financieras que intervienen en este proceso.

Seis características que tiene una empresa de economía solidaria

La economía solidaria se guía por una serie de principios que las empresas tratan de perseguir. Debido a que no son una norma, hay dueños y administradores de compañías que los acogen completamente, mientras que otros lo hacen progresivamente. En todo caso, estos son los seis principios de la economía solidaria:

Equidad

Satisfacer de forma equilibrada los intereses de toda la comunidad (clientes, pequeños empresarios, defensores del medio ambiente) durante las actividades de la empresa.

Empleo

Crear puestos estables, especialmente para personas en situación o riesgo de exclusión social. Cada vacante de trabajo debe tener un sueldo digno, que permita su desarrollo personal y laboral.

(Le puede interesar: Los negocios del futuro que darán los mejores rendimientos).

Medio ambiente

Crear servicios, productos y métodos de producción respetuosos con el medio ambiente y que sean sostenibles.

Cooperación

La idea es que la economía solidaria se enfoque más en la cooperación que en la competencia tanto por fuera como por dentro de las compañías

Sin carácter lucrativo

Ojo, no se trata de no ganar dinero, sino de que los ingresos de una empresa no se queden en ella, sino que se reinviertan en la transformación social y desarrollo de la comunidad.

Compromiso con el entorno

Busca la cooperación con diferentes organizaciones (alcaldías, concejos y asambleas) estatales para generar un modelo socioeconómico alternativo.

El apoyo del sector financiero a la economía solidaria

El sector financiero no está ausente en el desarrollo de economías solidarias. De hecho, a través de los bancos se ha hecho posible impulsar proyectos que cumplen con todos los anteriores criterios. A esta dinámica se le ha nombrado banca ética o economía social, y en general, se puede decir que son todos los mecanismos financieros como préstamos, líneas de crédito y planes de inversión y ahorros responsables, que se le ofrecen a comunidades o sectores de la economía que están en desarrollo.

En Colombia, desde hace muchos años existe un ejemplo de economía solidaria impulsada por el sector financiero. Se trata de las cooperativas de trabajo, en las que distintos agricultores o pequeños negocios se asocian para realizar grandes inversiones y ayudar al crecimiento de su sector. Si bien los empleados de las cooperativas tienen salarios, el retorno de inversión de estas empresas a la comunidad es invaluable, ya que ha permitido financiar entre los campesinos grandes proyectos como distritos de riego y fuentes alternas de energía, y pequeños proyectos, como auxilio a la educación e investigación en nuevas tecnologías.

Un ejemplo de este modelo en Colombia

Las confederaciones de cooperativas son un buen ejemplo de economía solidaria en Colombia. Por ejemplo, la asociación colombiana de cooperativas (Ascoop) reúne a más de estas empresas de todas las regiones del país. Ascoop, por una parte, se ha encargado de promover proyectos de crecimiento empresarial entre sus miembros con créditos para el desarrollo de la educación e industrialización.

Esta cooperativa también ofrece servicios jurídicos y crea alianzas con Bogotá y otras ciudades para el mantenimiento de parques y espacio público. Uno de sus aportes más importantes a la economía solidaria es participar en la iniciativa de pacto por la economía social en Colombia, que se realizó este año entre más confederaciones que piden al Estado que le dé más importancia a la economía solidaria como un sector que acoge el desarrollo y que se encuentra en crecimiento.

En todo caso, la economía solidaria cada vez toma más importancia en el mundo, donde parece que está a punto de dar un salto de las pequeñas comunidades hacia los mercados más globalizados. Un salto que usted como empresario no debe pasar por alto.

Referencias:

Portal:
https://www.economiasolidaria.org
https://www.economiasolidaria.org/sites/default/files/eco_sol_dic_ed.pdf

Encuesta relacionada

      1
      Califique este contenido
         0    (0 calificaciones)
      * Recuerde que para esto, debe estar registrado
      Comparta este contenido

      “Queremos contarte que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido y ofertas comerciales relacionadas con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."