¿Pensando en aceptar pagos con tarjeta en su negocio? Esto es lo que necesita

Un negocio que no ofrece la posibilidad de pagar con tarjetas débito y crédito es un negocio condenado a vivir en desventaja competitiva.

Para la mayoría de establecimientos comerciales y de servicios –– sin importar si se trata de un restaurante, una tienda de ropa o una peluquería ––, recibir pagos con tarjetas débito y crédito ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad. Las razones son simples: por un lado, se trata de algo tan común que los clientes esperan siempre tener esa opción, y por otro, su competencia probablemente ya lo está haciendo.

Actualmente, según datos de la Superintendencia Financiera para septiembre de 2016, en Colombia hay más de 14 millones de tarjetas de crédito activas, mientras que en el caso de las débito el número asciende a más de 25 millones de tarjetas. Para aceptar pagos con tarjetas en su negocio simplemente debe preguntar en un banco por el servicio de adquirencia, que consiste en habilitar una cuenta corriente o de ahorros para recaudar el dinero generado por las ventas pagadas con tarjetas Visa, MasterCard o American Express.

¿Cuáles son los beneficios de la adquirencia?

En general, además de darle una nueva alternativa de pago a sus clientes y de aumentar sus ventas en consecuencia, el servicio de adquirencia tiene una serie de beneficios para hacerle la vida más fácil a una pyme:

+ Recaudos unificados. Recibir y aceptar en una sola cuenta los pagos con tarjetas de crédito y débito permite hacer seguimiento de todas las transacciones con esas formas de pago en un solo lugar. Además, ayuda a llevar una contabilidad más organizada.

+ Información detallada. Los informes proporcionados por el banco le permiten entender exactamente cuál es el estado de sus ventas y cómo se están comportando las transacciones con tarjetas en distintos puntos de venta.

+ Disposición de recursos. Aunque hay bancos que solo abonan las ventas hasta el siguiente día hábil, hay otros que lo hacen de domingo a domingo, por lo que puede disponer de los recursos al día siguiente de realizada la transacción.

+ Seguridad en el recaudo. Cuando un negocio acepta pagos con tarjetas está evitando los riesgos asociados al manejo de dinero en efectivo, como la posibilidad de recibir billetes falsos, de sufrir un robo en la caja registradora o de transportar altas sumas en efectivo.

+ Beneficios bancarios. Para las empresas que tienen un servicio de adquirencia los bancos ofrecen beneficios asociados, como comisiones preferenciales o acceso a créditos ajustados a necesidades específicas.

Aprenda que es transformación digital y ¿por dónde puede comenzar su pyme?

El costo de la comisión

Ahora bien, cuando vaya al banco a solicitar el servicio de adquirencia es importante que entienda muy bien las tarifas asociadas al proceso. En ese sentido, lo principal es asegurarse de que las utilidades de cada venta superen el costo de la comisión que debe pagarle al banco. El valor de esa comisión, que cada comercio acuerda con el banco y que varía según el tipo de tarjeta, la actividad económica, el tamaño de la empresa y su antigüedad, debe ser negociada y definida junto a su asesor bancario antes de tomar una decisión.

El lector de tarjetas y el código único

Por último, además de los documentos que exige el banco y las afiliaciones gratuitas a Visa, MasterCard y American Express, las empresas que quieren recibir pagos con tarjetas débito y crédito necesitan dos cosas: la asignación de un código único y un datáfono conectado a un módem para procesar las transferencias.

En el caso de lo primero se trata de un código para identificar a su comercio, que debe ser solicitado ante Incocrédito y que tiene un costo de 117.000 pesos, incluidos en el paquete de afiliación a esa entidad que debe pagarse una sola vez. En cuanto a lo segundo, el datáfono o lector de tarjetas se solicita ante Redeban Multicolor o Credibanco, quienes lo entregan bajo un modelo de alquiler.

Si se trata de un nuevo comercio que no tenía código único, las dos entidades otorgan un mes de gracia para el uso del datáfono sin ningún cobro. A partir del segundo mes, los comercios deben pagar 30.000 pesos por el arrendamiento del dispositivo, salvo que superen las 45 transacciones mensuales. En ese caso, el comercio queda exento del arrendamiento por ese mes y usted puede recibir pagos con tarjeta crédito y débito sin ningún costo asociado, salvo la comisión acordada con el banco por el servicio de adquirencia.

Ahora, ¿qué ha pasado en el caso de su empresa? ¿Hay alguna razón por la que no acepte pagos con tarjetas u otros medios electrónicos? ¿Hubo un aumento en las ventas cuando comenzó a hacerlo? Cuéntenos en los comentarios sobre su experiencia recibiendo o no tarjetas. Hay otras pymes que están atentas a leer sus consejos.

Califique este contenido
   0    (0 calificaciones)
* Recuerde que para esto, debe estar registrado
Comparta este contenido

Comentarios

  • Carlos Ramírez

    Comentario en espera de moderación



“Queremos contarte que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido y ofertas comerciales relacionadas con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí."